Aguas Minerales, Etiqueta Negra

viernes, 23 de diciembre de 2011

Una de las mejores sensaciones que puede experimentar el ser humano, es la de saciar su sed cuando realmente lo necesita, cuando la sensación de sed se hace más evidente…. durante la práctica de un deporte por ejemplo, una excursión bajo el sol, u otras muchas situaciones similares que se nos pueden dar en la vida.     En ese momento lo mejor es, no una cola o cerveza, sino simplemente beber un gran vaso o botella de agua, y mucho mejor si está bien fría… ¡nada se le puede comparar! Con este sencillo gesto, que por lo natural que resulta, apenas le damos importancia, estamos aportando a nuestro organismo un sin fin de beneficios, empezando por la hidratación tan importante como necesaria. Existen innumerables tipos y marcas de aguas minerales en el mercado que como su nombre indica, son aguas que contienen minerales u otras sustancias disueltas que alteran su sabor o pueden darle un valor terapéutico. El agua mineral puede ser preparada o puede producirse naturalmente. En general, cualquiera de estas aguas cumplirán perfectamente con la labor de hidratarnos, pero algunas de ellas además, dada su composición pueden ser indicadas para diferentes dolencias o carencias, por ejemplo, aguas con muchos minerales, no son muy adecuadas para las personas, que tiene una dieta baja en sal o para los problemas de tensión. En ese caso, es mejor consumir aguas, hiposódicas, diuréticas, que son las que contienen un nivel bajo de sodio, menor de 20 mg/l.  

                                                          /

Las personas propensas a las dolencias del riñón, tienen que evitar, en la manera de lo posible, las aguas con un fuerte residuo seco, es decir las de mineralización alta. En estos casos lo mejor es consumir agua con residuo de calcio inferior a  150 mg/l. y de magnesio menor de 50 mg/l. o sea las denominadas de mineralización débil. Para el aparato digestivo son muy recomendables también las carbónicas, por su capacidad de estimular los ácidos estomacales. Estas contienen gas carbónico libre, familiarmente las conocemos, como agua con gas.                                

Luego tenemos aguas bicarbonatadas, con un residuo de bicarbonatos mayor de 600 mg/l, que estimulan la digestión y la facilitan.           También tenemos aguas sulfatadas, estas tienen un nivel  de sulfatos mayor de 200 mg/l, son buenas para la piel, el aparato digestivo y además son purgantes. Para la anemia, el reumatismo y la obesidad nada mejor que las aguas ferruginosas, es decir las que contienen más de 1 mg/l de hierro. Últimamente están muy de moda las aguas con un alto contenido de oxígeno, algunas dicen un 35 % más que la gran mayoría de marcas. Normalmente son aguas tratadas, a las que se le añade el oxígeno, en un delicado proceso industrial, también hay aguas minerales naturales, con alto contenido de oxigeno que podremos encontrar en el mercado, aunque me temo que no, en nuestro circulo comercial habitual, pues tendremos que conseguirlas en comercios más especializados. Estas aguas sin duda son excelentes para los deportistas. Un importante distribuidor de agua con estas características, decía que  en un informe, demostraba que el extra de oxigeno de su agua fortalecería nuestro sistema inmunológico, mejoraría nuestra piel y memoria y aseguraban que el nivel de oxigenación de la sangre se incrementa a los 15 minutos de su consumo y especialmente si se bebe de forma regular. Claro lo que no dicen es que cada botellita de 0,33 litros, cuesta 3,50 euros, ¡no quiero ni pensar lo que sería beberla regularmente! . Sin duda, este agua si puede ser denominada, de etiqueta negra, un grupo de marcas exclusivas que se sale de lo corriente por lo singular de las mismas. Básicamente las conoceremos por sus espectaculares y lujosas botellas, también por su precio, algunas de ellas alcanzando unos precios escandalosos, para el tipo de producto que contienen. Aquí os vamos a contar algunas de las marcas más exclusivas, y las características más importantes de las mismas.

Bling H2o                                                                                                              

Esta es una de las aguas más caras del mundo, se obtiene de los profundos manantiales del parque nacional de Smokey Mountains (Tennessee). La exclusividad de Bling no solo proviene de la pureza de su agua, sino del diseño de la botella misma, que es de cristal opaco decorado con cristales de Swarovski formando la palabra “Bling”, ¡todo un lujo!, su precio oscila entre los 60 y 100 euros por botella.                                                                                               

Fillico     

Esta agua proviene de Japón, más concretamente de Kobe, la cuna más importante de la elaboración del Sake, que necesita la mejor agua mineral para su producción. El diseño de su botella es muy elaborado, está adornada con una corona y cristales, Swarovski, como Bling H2o. Fillico fusiona el agua mineral de la mejor calidad con su lujosa botella realizada a mano. Su producción se limita a 5.000 botellas al mes cuyo precio ronda los 100 euros.                                        

Fiji Water                                                                                                               

Esta es una de las aguas más puras del mundo. Esto es porque se extrae a más de 600 Km de distancia del continente más cercano, es decir está alejada de cualquier tipo de contaminación. Esta agua de lujo brota de un manantial en la isla Vitti Levu, en el archipiélago de las Islas Fiji , este manantial está formado exclusivamente por el agua de la lluvia, que al parecer allí es bastante abundante. Su precio por litro es de unos 5 euros aproximadamente. Madonna, Tom Cruise y Cameron Diaz son algunas de las celebridades que la consumen.                       

Ogo                                                                                                                         

La exclusividad de esta agua mineral holandesa, se debe a su alto nivel de oxígeno, 35 veces superior a lo habitual y a su bajo contenido en sodio. Por ello está  especialmente indicada para los deportistas y es beneficiosa para la salud, según asegura su distribuidor. La botella creada por el diseñador Ora-Ito, imita una burbuja de oxígeno. Su precio aproximado de 3,50 la botella de 0,33 l.    

Iskilde                                                                                                                   
Otra de las marcas con un alto contenido de oxígeno, esta proviene de las montañas danesas, se descubrió en 2002 un manantial del que proviene Iskilde, un agua fresca y dulce. Este manantial se encuentra a 50 metros de profundidad en un glaciar y se mantiene a 3 º C. Tiene un nivel de minerales muy equilibrado y un alto contenido en oxígeno. Además antes de embotellar el agua se satura con O2.   

                                                                                                                 
Cloud Juice                                              
                                                            
9.750 gotas de agua pura de lluvia llenan cada botella de Cloud Juice, según su dueño Duncan McFie. Esta agua es recogida en unos 400 metros cuadrados de tejados inoxidables y almacenados en unos tanques donde pasan diferentes filtros. Esta agua se obtiene en King Island, en la punta noreste de Tasmania, que posee unos de los aires y aguas más puros del mundo. Cloud Juice es 400 veces más pura que lo que establece los estándares de la Organización Mundial de la Salud.  Por ello, está considerada el agua embotellada más pura del mundo. 

      
420 Agua volcánica                                                                                           

Cada gota de esta agua ha tardado varias generaciones en filtrarse a través de la montaña. Además, contiene la lluvia de las colinas del extinguido volcán Taì Tapu, en Nueva Zelanda. Las burbujas de agua volcánica 420 salen a la superficie con su propia presión y pasan en un ascenso a través de 200 metros de profundidad sobre viejas rocas volcánicas. Como vemos la variedad de marcas es grande y todavía quedan algunas de las aguas exclusivas en el tintero, pero esta es una selección muy variada por sus tipos y la procedencia y como ejemplos parece adecuado. La calidad del agua que bebemos es muy importante para la salud, sobre todo a largo plazo. Tenemos que evitar las aguas con demasiado cloro u otras sustancias desinfectantes, por tanto, cuando en nuestra ciudad el agua potable de la que disponemos no reúna estas condiciones, es más recomendable beber un agua mineral, lo más pura posible y si podemos adaptarla a nuestras características orgánicas, como hemos explicado al principio de este artículo, mucho mejor. Seguro que no necesitaremos de marcas tan exclusivas como las referidas aquí y nos conformaremos con las aguas disponibles en el mercado, algunas de las cuales son excelentes y con un costo adecuado para cualquier bolsillo.

Felipe Soria